Como llegar a la raíz de un problema

El método de los 5 porqués

En los últimos tiempos he aprendido mucho de emprendimiento, estuve leyendo el libro llamado: El método LEAN STARTUP por Eric Ries, muy recomendado.

Dentro del libro se describe un método en el que los ingenieros de Toyota, específicamente un señor llamado Taiichi Ohno aplicó para encontrar la raíz de los problemas dentro de la fabricación de los tan conocidos y usados automóviles de la marca. En principio, el método es muy sencillo y se basa en la forma que los seres humanos hemos utilizado en algún momento de nuestra vida para aprender algo y de paso fastidiar a alguien con poca o nula paciencia.

Seguramente conoces o has conocido a algún niño que en cierta edad hace una pregunta, por ejemplo: ¿Porqué la grama es verde?, tú haces tu mejor esfuerzo por responderle y vuelve a preguntar ¿Y porque?, le respondes nuevamente y él vuelve a preguntar ¿Y porqué? dependiendo de grado tolerancia esa historia habrá terminado bien.

Ese es el caso, el señor Ohno implementó una secuencia de 5 preguntas, una a partir de la otra que lleve a la raíz que originó el problema basándose en la premisa de que para todo problema técnico existe un error de tipo humano, este método busca corregir dicho error para que a lo sumo ocurriera una vez.

¿Es forzoso desarrollar 5 preguntas?

El método como tal se limita a desarrollar 5 preguntas pero por favor no pienses que tienes obligación de encontrar las 5 y sus respuestas para llegar a la raíz de lo que quieres resolver. Habrá veces que vas a encontrar menos preguntas y otras veces más, todo depende de la complejidad del problema, haz tantas preguntas como creas conveniente y hasta que la solución de fondo sea encontrada.

Un detalle adicional

Ya te he dicho que vas a desarrollar una secuencia de preguntas, no te quedes allí, para cada pregunta que vayas encontrando ve escribiendo a la par la respuesta para esa pregunta en específico, con eso, tendrás todo el algoritmo completo y lograrás que la solución final sea más exacta. En resumen vas a generar una secuencia de preguntas con su respectivas respuestas, no te limites pero tampoco te compliques, recuerda que este método fue desarrollado de algo tan simple como la pregunta de un niño, no hay razón alguna para que se complique.

Ejemplo:

(obtenido del libro mencionado al inicio del artículo)

PROBLEMA: Paro de la máquina (Se quemó el fusible)

1. ¿Por qué se ha parado la máquina? (Había una sobrecarga y se han fundido los fusibles.)

2. ¿Por qué había una sobrecarga? (El cojinete no estaba suficientemente lubricado.)

3. ¿Por qué no estaba suficientemente lubricado? (La bomba de lubricación no bombeaba lo suficiente.)

4. ¿Por qué no bombeaba lo suficiente? (El eje de la bomba estaba desgastado y suelto.)

5. ¿Por qué estaba el eje desgastado? (No había filtro y entraron virutas de metal.)

Causa Raíz: No había filtro y entraron virutas de metal.

Solución: Agregar filtro y programar una chequeo semanal del estado del mismo

Como podrás observar, el método es muy simple y asumo que ya estarás pensando en algunos escenarios en cuales implementarlo, adelante, siempre hay una manera más sencilla de hacer las cosas y una motivación extra para hacerlas bien.

Por favor, si te gustó, compartelo con aquellas personas a las que consideres les puede ser de utilidad.

 

Foto de Aaron Burden en Unsplash



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *